PUERTAS BLINDADAS O CERROJOS

 

 

 

 

 

Es probable que  a ti o alguien que conoces haya sufrido un robo en su propia casa. Aún más escalofriante, el 60% de los robos se debieron a la entrada forzosa por la puerta principal. Y es que  la mayoría de las puertas y cerraduras no proveen la seguridad necesaria para evitar el ingreso de personas indeseables a nuestro hogar; incluso a veces con una patada lo suficientemente fuerte se pude abrir una puerta.

Pocas cosas son tan terribles como no sentirse seguro en tu propia casa. Instalar un sistema de seguridad en el hogar puede ser un elemento disuasorio importante para los ladrones, pero hay aún más precauciones que puedes tomar para mantener a los intrusos alejados y darle la tranquilidad que tu familia se merece. La mejor primera defensa es la puerta principal  de seguridad. Hay muchas opciones  que son relativamente fáciles de instalar y no acabara con tu bolsillo.

Muchas puertas residenciales exteriores, particularmente en hogares más viejos,  tienen puertas de seguridad desactualizadas. Las cerraduras tipo deadbolt de  alta calidad son obligatorias en todas las puertas exteriores si quieres estar más seguro. Las cerraduras solo de perilla  son una invitación abierta a los criminales para entrar a tu casa.

Por desgracia, los delincuentes también se actualizan y cada vez tienen más técnicas para abrir incluso cerraduras de seguridad. Debido a esto, el solo cambio del cerrojo no te proporcionara la tranquilidad que tanto buscas para proteger tu familia.

Los marcos y las bisagras tradicionales son débiles.  Si tu presupuesto no es muy holgado, hay una serie de dispositivos de refuerzo de la puerta en el mercado que pueden agregar una cierta seguridad. Estos dispositivos incluyen placas de metal resistentes que fortalecen tus puertas, bisagras y marcos. Pero en cuanto a seguridad,  ahorrarse un poco de dinero puede costarte muy caro.