Buscando las Procuradurías más cercanas en Colombia

Las procuradurías de Colombia son el órgano que representa a los ciudadanos frente al Estado. Es el máximo organismo del Ministerio Público, formado además por la Defensoría del Pueblo y las personerías. Es su menester velar por el adecuado uso de las tareas prescritas en la Constitución y la Ley a trabajadores gubernamentales y lo hace mediante sus 3 funciones misionales básicos:

La función preventiva: Considerada la esencial obligación de la Procuraduría que está empeñada en “prevenir ya antes que sancionar”, vigilar la labor de los empleados estatales y notificar cualquier hecho que pueda ser contrario a las reglas vigentes, sin que ello implique coadministración o bien ingerencia en la gestión de las delegaciones estatales.

La función de intervención: En su calidad de sujeto procesal, la Procuraduría General de la Nación actúa frente a las jurisdicciones Contencioso-Administrativa, Constitucional y ante las diferentes instancias de las jurisdicciones procesal, penal militar, civil, ambiental y agraria, familiar, laboral, frente al Consejo Superior de la Judicatura y las entidades administrativas y de policía. Su facultad de acción no es facultativa sino más bien imperativa y se aplica de manera selectiva cuando el Procurador General de la Nación lo estime necesario y adquiere trascendencia siempre que se desarrolle en defensa de los derechos y las garantías esenciales.

La función disciplinaria: La Procuraduría General de la Nación es la responsable de iniciar, adelantar y fallar las investigaciones que por violaciones disciplinarias se apliquen contra empleados gubernamentales y contra los particulares que ejercitan funciones públicas o gestionan presupuestos del Estado, conforme a lo fijado en el Código Único Disciplinario ó Ley setecientos treinta y cuatro de dos mil dos.

Es esencial estar informado de cómo acudir o encontrar las procuradoras en tu ciudad, por ejemplo: las procuradurías del Departamento de Boyacá, recordemos este organismo público debe efectuar las acciones administrativas necesarias para prevenir, advertir y erradicar la corrupción y también incrementar la moral y la trasparencia en la función pública, sin perjuicio de las competencias que la ley le entrega a la Contraloría General de la República, como denunciar y acusar ante los tribunales de justicia a los empleados públicos y las personas privadas cuyo actuar indique actos ilegales asociados con el desarrollo de su cargo o bien con motivo de este, en las materias competencia de la Jurisdicción Penal de Hacienda y de la Función Pública.

En el caso de personas privadas, la competencia de la Procuraduría se ejercitará solamente cuando estos sujetos administren por cualquier medio bienes o dineros públicos, reciban beneficios procedentes de subsidios o incentivos con fondos públicos o bien participen, de cualquier manera, en el ilegal penal cometido por los trabajadores gubernamentales.