Que tan grave es un siniestro para el coche

En ocasiones, llevar el coche al taller implica un desembolso que puede llegar a ser fuerte para el presupuesto familiar. No obstante, hay daños imprevisibles como los de un accidente de tráfico, que según sea la gravedad del impacto y de las partes afectadas, será mayor o menor el coste de la reparación.

Reparaciones que pueden llegar a ser las más caras tras un siniestro

Por lo general, las reparaciones que más requieren de trabajo y sus elementos ya son de por sí bastante caros, son los relacionados con la estructura del vehículo, como por ejemplo los largueros, los montantes, etc. Sin embargo, si se ocasionan en el área central, no son tan alarmantes, debido a que dicha zona es casi indeformable por ser una estructura más reforzada que el resto del coche, ya que ofrece protección a los ocupantes del mismo.

Mientras que las zonas delantera y trasera han sido diseñadas para que la energía cinética (la que se produce por la velocidad o el movimiento) se transforme en energía de deformación. De ocurrir el impacto por alguna de estas áreas, lo más afectado son los componentes que se localizan en el interior, como el bloque motor.

Uno de los principales factores que determinan la gravedad de un accidente es la velocidad. Es decir, que los daños producidos se dan en proporción a la rapidez con la que circulan los vehículos involucrados y ello se refleja en las partes que se estropean.

Choques frontales, laterales y traseros

Al hablar de la gravedad de los impactos, los laterales son los más perjudiciales para el coche, por las serias deformaciones que pueden llegar a suscitarse. En una situación así, se suelen dañar el estribo, las puertas, las torres de soporte de los amortiguadores, etc., y entre otras piezas se ven perjudicadas las ruedas, el palier, los puentes y demás elementos instalados en el área o que estén cercanos.

Cuando se trata de accidentes frontales los daños son estructurales, como en los largueros superiores y principales, el paragolpes; en cuanto a mecánica se arruinan los manguitos, los ventiladores, el radiador, etc. Mientras que si el impacto es trasero, se averían los largueros traseros, el piso del maletero y según la intensidad del golpe, podrían incluso perderse por completo algunos elementos del puente trasero del coche.

Dependiendo del estado del vehículo tras el siniestro, se evalúa si es factible o no someterlo a reparación, hay situaciones en las cuales aún es posible reparar; también puede ser tan caro que no merezca la pena. En  caso de querer venderlo, una opción a considerar son los desguaces, puesto que algunos compran coches en estas condiciones; si no conoce alguno puede ir aquí y consultar los servicios que ofrecen, solo le costará algunos pocos clics.